¿Cómo experimentan los niños el divorcio de sus padres?

Los padres a menudo van a la oficina en busca de consejo sobre cómo lidiar con un divorcio reciente o una separación inminente de sus hijos. Siempre insistimos en la importancia de saber primero lo que significa separar a un niño de sus padres. Esto nos permite entrar en contacto con las experiencias y emociones que el niño experimenta, y luego acercarnos a ellos y darles el apoyo que realmente necesitan. Así que empecemos por preguntarnos:

nino divorcio

¿Qué significa el divorcio para un niño?

Una pérdida. Las cosas no serán como antes. Tus padres no estarán juntos como pareja, y probablemente pasarás menos tiempo con uno de ellos ahora.
Un reajuste. Cada miembro de la familia asumirá un nuevo cargo. Ahora el padre puede desempeñar papeles que la madre solía desempeñar, o viceversa. La dinámica dentro de la casa se ha reorganizado.
Peligro. Al igual que durante las crisis, la estabilidad que existía se rompe. El niño se pregunta quién cuidará de ella, qué le sucederá y si continuará amándola. Durante algún tiempo puede que tenga miedo de esto.
Un gran desconocido. El niño necesita respuestas, palabras que le permitan entender lo que está sucediendo. No sabe lo que pasó y a menudo se siente culpable por lo que pasó.
Los padres se preguntan en qué medida sus hijos se verán afectados por la separación. Por supuesto que es imposible responder, la gestión de cada divorcio y la forma en que se maneja este proceso es única y particular para cada familia. Las características de personalidad del niño, el padre y la madre, la edad del niño, la situación familiar antes de la separación, el apoyo externo que tienen y el manejo de la situación por parte de los padres son sólo algunas de las variables que intervienen en la forma en que el niño experimenta el divorcio de los padres.

Si el divorcio no es manejado adecuadamente por los padres, la separación puede seguir siendo dolorosa y traumática para el niño. Pero si los padres logran separar el conflicto de la pareja de su papel de padres y actuar en función de las necesidades y las necesidades del niño, el divorcio, como casi todas las demás crisis, puede convertirse en una oportunidad para hacer reajustes en beneficio de todos los miembros de la familia. No hay duda de que cuando la decisión de divorcio es la mejor de las opciones, el niño podrá crecer y desarrollarse en un ambiente menos conflictivo y más saludable. No debe olvidarse que aunque los padres no han tenido una relación exitosa, pueden y seguirán siendo excelentes padres.

Lo que más necesita el niño es que sus padres sigan siendo padres, que sean comprensivos, pero no permisivos.

¿Cómo puede el niño expresar lo que está sintiendo en este momento?

Estar preparados y saber cómo los niños pueden sentir o expresar su incomodidad nos permite estar disponibles para ayudarles o buscar ayuda externa si la necesitan. Las dos palabras clave serán escuchar lo que el niño nos dice y observar los cambios en su comportamiento. Antes, durante o algún tiempo después de la separación (¡Sí! Puede pasar mucho tiempo antes de que muestren algunos de estos cambios) el niño pueda actuar o sentir:

Triste o apático. Recuerde que es normal que la tristeza no se manifieste a través del llanto, sino que el niño sea irritable o agresivo o que tenga una actividad motora excesiva (hiperactividad).
Muy enfadado. Puede que siempre esté enfadado, y no está claro a quién o por qué. También puede estar resentido y enojado con uno de sus padres, rechazándolo y evitando ser acompañado por él.

Culpable. Es común que el niño se sienta responsable de la ruptura entre los padres. Ya hemos dicho que la separación de los padres es un gran misterio para el niño. Necesita encontrar una explicación para lo que le cogió por sorpresa. Una de las razones que tienen en la mano es, por ejemplo, que su mal comportamiento hizo que los padres se enfadaran mucho y por eso se rompió. Además, como los niños todavía están muy cerca de sus padres, todo lo que les sucede se puede entender como algo que tiene que ver con ello.
Inseguro o ansioso de ser separado de sus padres – como cuando era muy joven. Sí, puede parecer que su hijo está actuando como si fuera más joven.

Con la ayuda de los padres y otras figuras cercanas, el niño recuperará la estabilidad. Es necesario tener cuidado y observar si estos cambios se prolongan en el tiempo, o si intensifican o alteran permanentemente el funcionamiento del niño. Si esto sucede, es importante buscar ayuda de un especialista tan pronto como sea posible.

¿Cómo experimentan los niños el divorcio de sus padres?
1 (20%) 1 vote[s]

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies